Momento del acto institucional en el que leí un manifiesto a favor de nuestra Carta Magna, flanqueado por la bandera nacional y las banderas de las 17 Comunidades Autónomas y la de las Ciudades Autónomas Ceuta y Melilla.

Hoy hemos celebrado, como viene siendo habitual, desde que en 2015 tuvimos la oportunidad de volver a gobernar en Morata de Tajuña, la Fiesta de la Constitución, con varios actos entre los que destacan la realización de un gran guiso tradicional para unas 2.000 personas y con el discurso institucional desde Alcaldía, que quiero trasladaros:

Cartel anunciador de la Fiesta de la Constitución morateña de 2019

«Hoy, 6 de diciembre de 2019, celebramos el cuadragésimo primer aniversario de nuestra Constitución.

La efeméride se sitúa en el día en que el pueblo español y soberano refrendaba con su apoyo al texto de la Constitución como base fundamental de nuestro Estado, de nuestro país, de nuestra nación.

Han pasado 41 años y nos encontramos en una situación en la que más que nunca debemos reflexionar sobre los principios fundamentales que alientan nuestra forma de entender la convivencia y la vida social.

Hace unos años, en este mismo discurso, reivindicaba la necesidad de consenso y de volver a entendernos entre distintas formas de pensar la organización de nuestro Estado. Cada año, se hace más necesaria la necesidad de entender la Libertad que propugna nuestra Carta Magna, como también hemos de comprender y entender la razón del Pluralismo. Aquí caben todos. Aquí cabemos todos.

Precisamente esa Soberanía del pueblo, libre y plural, nos está hablando de que la propia Constitución no puede entenderse como una verdad absoluta e inalterable, sino como un marco de convivencia respetuoso con todos, alejado de aquellas ideas que pretendan imponer una Voluntad superior a la de la ciudadanía.

Por ello, se hace imprescindible establecer los instrumentos para que esa ciudadanía pueda determinar su Voluntad, que no debe ser otra que la de buscar cauces para esa convivencia pacífica.

También decía hace unos años que no hay que tener miedo a adaptar y cambiar nuestra actual Constitución, si así lo desea la mayoría del pueblo español, manifestando su voluntad de acuerdo a las leyes. Tampoco hay que aborrecer la misma por el simple hecho de que sus contenidos no cumplan todas nuestras expectativas ideológicas individuales, legitimadas en el derecho a la libertad de pensamiento que consagra, precisamente, nuestra Carta Magna.

Nos encontramos en una época de cierta incertidumbre, donde se pregonan soluciones muy simples para problemas muy complejos, donde se trata de menospreciar las diferencias entre iguales, sin darnos cuenta de que esa Igualdad, otro de los imprescindibles principios de nuestra Constitución, nos propone muchas más cosas en común para unirnos que diferencias para separarnos.

El camino es ese, hacer de lo común la estructura básica de nuestro Estado. Para ello, todos los políticos y todos los ciudadanos estamos obligados y somos responsables de nuestro propio destino.

No queremos ni debemos renunciar a la unidad de la Nación española, pero este principio no puede imponerse eliminando a una parte de la ciudadanía. Unos, los que entienden su región como una parte divisible de España y que solo ponen el acento en la diferenciación y separación de sus propios hermanos, deben entender y comprender que los lazos comunes que nos unen están por encima de las nacionalidades y propuestas insolidarias. Y otros, los que estamos convencidos de que España es un todo en su conjunto geográfico, no podemos ni debemos olvidar que en este país conviven multitud de culturas, lenguas y regionalidades con suficiente entidad y fuerza para que sean respetadas y tenidas en cuenta.

Un momento del trabajo del Grupo Social de Mujeres y los operarios que colaboraron con las mismas en la realización del Guiso Tradicional con el que celebramos dicha efeméride.

Para ello necesitamos entendernos, convencer con la razón y la fraternidad, sin olvidar que por la fuerza nunca podremos construir un verdadero país de convivencia pacífica. Más que nunca tenemos que defender nuestra Constitución. Y también más que nunca, tenemos que saber que la única forma de defenderla, para que cada vez sea más fuerte y sirva mejor al pueblo para la que fue dada y por quien fue refrendada, es que sea capaz de adaptarse, para que la evolución social de España, quepa en ella.

El reto es grande, la empresa apasionante, el futuro es el que todos deseamos y necesitamos para seguir amando este país que llamamos España, como ahora lo estamos amando.

Viva la Constitución. Y con ella y por ella, Vivan y Convivan todos los españoles».

Muchas gracias».

El guiso preparado para empezar a servir, consistente en una caldereta de carne y patatas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s