cartel vive la plazaA muchos puede parecer que la peatonalización de la plaza Mayor, para las noches de los viernes y sábados estivales en nuestro pueblo es una decisión banal y sin importancia, producto de una «ocurrencia» con poco sentido.

Nada más lejos de la realidad, es una acción política perfectamente estudiada y programada. Tal es así que en nuestro programa de gobierno, cuando presentamos la candidatura, figuraba dentro de las estrategias para ir devolviendo a nuestro pueblo la dimensión humana que creemos firmemente que nunca debió perder.

El boom automovilístico a lo largo de los años, fue conformando una idea de prisas y aceleración en la que a las personas se las ha expulsado de numerosos sitios públicos por las necesidades de la circulación y del tráfico.

Bien es verdad que los distintos intereses de los diversos colectivos y ciudadanos, deben conciliarse y equilibrarse desde un punto racional y equitativo.

Lo ideal sería conformar el espacio público de forma permanente y continua donde la plaza Mayor, fuera lo que es para muchas de nuestras ciudades y pueblos, un espacio peatonal y de disfrute para las personas y que viene de una arraigada tradición cultural, anclada en nuestras raíces mas seculares, inspiradas en el antiguo «foro romano», pero son numerosas las variables que hoy nos obligan a diseñar, muchas veces, con la premura de la inmediatez, los espacios urbanos de acuerdo a las necesidades reales y prácticas y descender de la «nube» de lo ideal.

No voy aquí a lamentar la concatenación de problemas que vienen soportando los ciudadanos de Morata por una larga tradición de soluciones inmediatas y pocas soluciones estructurales, como son la inexistencia de circunvalaciones de dos carreteras que atraviesan nuestro pueblo en cruz, de norte a sur y de este a oeste, lo que ha supuesto a lo largo de los años un sinnúmero de problemas y un importante elemento que determina, en numerosas ocasiones la búsqueda de soluciones a la carta y para el momento.

Yendo más allá y sabiendo que lo ideal es, hoy por hoy, imposible, se buscan las posibles soluciones que puedan ir coadyuvando, aunque sea en muy poca medida (ya sabemos que dice el refrán que «un grano no hace granero, pero ayuda al compañero») a diseñar una futura estructura urbanística que devuelva y promueva el mayor bienestar a los morateños y que les permita disfrutar de sus espacios con la mayor armonía y coordinación posible.

Es verdad que cualquier tipo de medida, produce una situación molesta o negativa a determinados sectores o ciudadanos de la localidad, pero lo general ha de imponerse a lo individual y cuando, estás seguro de que la mayoría de los ciudadanos y el conjunto de la sociedad se benefician de una medida de este tipo, lo único que queda es pedir disculpas a aquellos a los que pueda afectar (nunca de forma grave) la medida y pedir que su solidaridad vaya en torno a la del conjunto, pues sin duda también forman parte de ese total de ciudadanos que pueden beneficiarse de esa medida, de la que no están excluidos.

En este caso me refiero, principalmente a aquellas personas que durante las horas del corte de la plaza, han de desplazarse unos 400 metros más para llegar a la parada del autobús, al igual que ocurre en las fiestas patronales.

Dicho todo esto, la verdadera intención de peatonalizar la plaza, los viernes y sábados por la noche, después del horario comercial, intenta conciliar, por un lado la actividad de todos los morateños en las horas diurnas para que puedan realizar sus compras y otras transacciones comerciales con la mayor naturalidad posible y por la noche, en dos días especialmente claves en el descanso y ocio de la generalidad de la población (viernes y sábados en las primeras horas nocturnas y en el «buen tiempo») de disfrutar de su plaza Mayor, en familia, con los niños jugando sin temor a ser atropellados, con la tranquilidad que a cada uno le guste disfrutar de lo que ha sido el «foro principal» de nuestro pueblo en los últimos siglos, en definitiva recuperar espacios para la gente en detrimento de los vehículos que no dejan de ser un instrumento útil para nuestra forma de vivir en la sociedad actual y que deben pasar a un segundo plano, cuando se ponen en valor junto a las personas y a su espacio medioambiental.

Solo me queda deciros, disfrutad de la plaza con vuestras familias y amigos. la plaza debe estar viva ¡Vive la Plaza!

Muchas gracias

Vive_plaza18

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s