Días atrás, trasladé al anterior alcalde, Mariano Franco, como Presidente del Partido Popular de Morata de Tajuña, la respuesta a su escrito del 11 de marzo, sobre la re-instalación de la bandera de España que el pasado año se colocó a instancias del Partido Popular y simpatizantes en el final de la Av. de la Constitución, que en el mes de febrero el viento tiró y que se encontraba muy deteriorada. Recogida por los Servicios Técnicos municipales, se vio que estaba visiblemente dañada, precisamente a causa del viento y por la exposición a la lluvia y otros elementos climáticos.


Hago pública dicha respuesta, porque en ella expongo, creo con que evidente claridad, mi posición al respecto, con total lealtad institucional y que quiero que sea conocida por todos, adelantando mi profundo respeto a los símbolos que nos representan por devenir del ejercicio de la soberanía del pueblo español y evidenciando que lejos de retirar banderas, como se pretende, es mi intención, como así ya he demostrado, la colocación de las banderas oficiales en todos los edificios públicos de nuestro Ayuntamiento.

Esta es mi respuesta a su misiva:

«Estimado amigo y compañero:

En principio quiero agradecer la calidad humana que demuestras en tu escrito de 11 de marzo del presente año, superponiendo por encima de las posibles diferencias políticas que podamos tener en nuestra ideología, el muto aprecio y afecto que a lo largo de los años hemos tenido oportunidad de compartir y que vamos a seguir compartiendo, espero que durante muchos más.

Como bien dices, sé que el Partido Popular y un número de simpatizantes anónimos del mismo, colaboraron con una donación particular, para instalar una bandera de España en un lugar suficientemente visible de nuestro municipio y que gustoso accediste.

Como bien me conoces, sabes que mi firme convicción republicana queda muy por debajo de mi absoluta  lealtad institucional y ante el admitido consenso que significó la decisión mayoritaria del pueblo español en aceptar como símbolo de nuestro país la actual bandera española, en la vigente Constitución, y que con orgullo manifiesto he hecho valer en la primera oportunidad que tuve de presentarme como alcalde ante nuestros ciudadanos, en la foto del programa de fiestas del pasado año en la que la misma quedaba presente presidiendo el encuadre junto a las banderas oficiales del despacho, pretendiendo así, establecer mi firme convicción democrática e institucional de respeto absoluto sometimiento a la soberanía del pueblo español y, por ende, del morateño, admitiendo y defendiendo con igual intensidad que si mi convicción fuera la monárquica, los derechos y símbolos de nuestro Estado.

Es más, diría que por absoluto respeto a la lealtad de Estado y a sus símbolos, jamás creo que consentiría hacer de los mismos un uso exclusivista y partidista por considerar que dichos símbolos (himno, escudo y banderanos pertenecen en igualdad de condiciones a todos los españoles, considerando igualmente mi firme convicción garantista de los derechos fundamentales de las personas que con total libertad pueden profesar la ideología que deseen (seguro de que estarás conmigo en que el pensamiento nunca delinque) y no por eso ser menos españoles y, mucho menos que aunque ellos mismos no lo admitan, descartarles de su condición de españoles representados por la misma bandera.

No quiero entrar a valorar aquí el posible interés partidista que los integrantes del Partido Popular morateño y simpatizantes pudieron o quisieron tener para hacer propia, exclusiva y excluyente la instalación de una bandera de España en un lugar público de nuestro entorno urbano, y justamente en el año anterior al de las elecciones municipales. De hecho ya ondean las banderas oficiales que nos representan en el balcón del Ayuntamiento y, es más, demostrando una vez más mi firme convicción institucional y democrática, hice personalmente instalar las banderas oficiales en el balcón del edificio Manuel Mac-Crohon que acoge el Juzgado de Paz y los Servicios Sociales, siendo interés propio el que poco a poco, todos los edificios municipales con servicios públicos, sean referenciados por la instalación de banderas oficiales en los mismos, hecho que hasta que yo no he llegado a la Alcaldía de nuestro pueblo, nadie pareció plantearse y no por esto es que sea más español que nadie, muy al contrario, soy el primer servidor de nuestra comunidad morateña y española y no voy presumiendo de especial españolismo.

Es verdad que los símbolos son el lenguaje de lo trascendente y, por tanto, su uso inadecuadopuede perfectamente diseñar intereses torticeros, cuando los mismos son utilizados con valores abyectos, de ahí que haya que cuidar al máximo una exageración inútil de su utilización. Sinceramente, creo que estarás conmigo en que para nada desmerece la calidad española de Morata de Tajuña, porque quede instalada una bandera de España, (insisto que sin carácter oficial) en una avenida de nuestra localidad. Sin dicha bandera, Morata de Tajuña no va a ser menos española y con dicha bandera tampoco va a ser más española, así como los morateños no van a ser más o menos españoles.

Y tal ha sido mi respeto institucional que no me había planteado la oficialidad y legitimidad de nuestros símbolos locales (himno, bandera y escudo) y había respetado íntegramente, aún a sabiendas de su dudosa validez y legalidad, aquellos que me he encontrado al llegar al cargo y que parecen representar a todos los morateños, eso sí, con dudosa formalidad y rectitud.

Tu misiva me ha hecho reflexionar al respecto y admitiendo la importancia del establecimiento legal y oportuno de los símbolos que nos deben representar de acuerdo a los procedimientos legalmente establecidos, estoy estudiando la oportunidad de decretar la apertura de un expediente administrativo para la adquisición de una bandera oficial para Morata de Tajuña y de la revisión o creación de su escudo, toda vez que el que actualmente estamos utilizando como propio, es el del Emperador Felipe II de la dinastía de los Austria que, cuando menos, significa una excesiva pretensión de nuestra localidad, colocándose a la altura de la que fue más alta institución de nuestro país.

Desde luego que lo dicho no es óbice para que la bandera de España no pueda ondear en cualquier lugar de nuestra geografía y, por tanto, nada empece que sea reemplazada en el lugar en que vuestro partido, junto a los simpatizantes que creyeron oportuno sufragar su coste, la instaló, entendiendo que el Ayuntamiento no debe, en este caso, perpetuar una decisión exclusivamente particular nacida del interés de un partido político sufragando dicho coste y tampoco impedir que la misma sea colocada de nuevo por aquellos que consideréis oportuno.

Es decir, me parece apropiado, dejándolo a vuestra discreción que consideréis iniciar una cuestación para que el coste sea sufragado de acuerdo a como mejor penséis y por aquellos vecinos que tengan a bien participar en la compra de una bandera de España para ser instalada en el lugar que corresponde, sabiendo que con todo el respeto a la misma, no gozará de carácter oficial por así entenderlo la normativa vigente al respecto de la utilización de los símbolos oficiales del Estado español, es más, me gustaría participar como un morateño más en ese sufragio aportando mi modesta contribución si os hiciera falta para conseguir su adquisición.

Como bien dices, sabes que me tienes a tu entera disposición por el alto grado de amistad que te profeso y también de forma institucional por el firme compromiso de responsabilidad que como Alcalde de nuestro municipio nunca he puesto en duda, además de ofrecerte los servicios municipales para, una vez que tengáis la bandera disponible, sea instalada en el lugar que decidiste.

Un fuerte y afectuoso abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s